La pacha pirata. La lactancia y sus historias…. por Gabriela Narváez

lactancia y cesarea Ciao Mamma

La pacha pirata

Hace un tiempo leí por ahí sobre la pacha pirata, y me quedo dando vueltas el calificativo, por un lado me hizo gracia el nombre, pero lo que no me hizo nada de gracia fue su significado y sus repercusiones.

Bueno, de esas cosas que a uno se le olvidan, ahí estaba la pacha pirata, después de un tiempo se me olvido. Sin embargo hace poco que fui a acompañar a una mamá en su proceso de lactancia en el hospital me encontré de frente con un caso de pacha pirata. *Para los que nos leen fuera de Nicaragua, pacha se le dice al biberón.

Era un caso de cesárea, la mamá estaba muy ilusionada con iniciar con su lactancia en cuanto saliera del cuarto de recuperación, ya que no había podido tener parto natural, la lactancia sí se le cumpliría (sus palabras). Bueno pues no contábamos con la pacha pirata!!!

Le trajeron al bebé y ahí estaba esa hermosura envuelta en taquito, plácidamente dormido, la enfermera se lo entrego y le dijo, es todo suyo ya se lo puede pegar, tenia hambre y estuvo llorando, se quedo dormido del cansancio. (primer ataque, ni ellas mismas se dan cuenta del efecto negativo que sus palabras tienen en la seguridad de esa mamá)

El bebé dormia pro-fun-da-men-te!!!! Ni un camión lo hacia despertar!! Tratamos de todo, por supuesto mucha piel con piel, y le fui indicando con calma la importancia de esto. Despues de un buen rato iniciamos el proceso de intentar despertarlo nuevamente, esta vez con mas beligerancia por que ya las horas iban pasando, con dificultad logramos despertarlo y el bebé cuando se le ponía al pecho parecía no saber que hacer con ese pezón expectante de su madre. Estimulamos el pecho y las primeras gotitas de calostro empezaron a asomar, esas gotitas despertaron algo de interés en nuestro recien nacido y se pego un poquito, pero perdia el interés rápidamente, con paciencia logramos que en la comodidad del regazo de la mamá se fuera pegando cada vez más. Me fui tranquila con un proceso de lactancia ya iniciado, con un buen agarre. Le dejé todas las indicaciones e información de caso.

Al dia siguiente me llamarón, que quería que volviera a llegar, algo pasaba y el bebé no quería mamar nuevamente, el mismo patrón, dormido, cero interés en el pecho. Llegue a ver y a todas luces la pacha pirata había hecho de las suyas. El piel con piel es maravilloso y logramos rescatar al bebé de la pacha pirata, pero nos lo puso difícil.

Se preguntarán que es la pacha pirata no? Bueno es esa pacha aquí, esa pacha allá que le dan en los hospitales a los recién nacidos, que generalmente tiene una onza o onza y media, y que las enfermeras le dan al bebé por que “tiene hambre”, (esto lo determinan por que el llanto), entonces ellas por bondad y desconocimiento le dan una pachita aquí, otra pachita en la noche para que la mamá duerma, y lo que resulta es que el bebé puede tener confusión de pezón, por que pasa de tomar una onza o más con un sistema que es abrir la boca, apretar un poquito y sacar leche, y pasa a un sistema que es pegarse al pecho de la madre, que primero tiene que hacer el esfuerzo de succionar, succionar, y succionar, y luego le salen gotitas (por que es lo que necesita), entonces al final, no sabe que hacer, se sofoca, se frustra y la mamá se pone nerviosa y tampoco sabe que hacer y termina siendo un proceso más difícil.

Entonces esta es la misteriosa pacha pirata, ustedes han estado en contacto con ella?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cinco − = 3

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>